Remedios Caseros Para La Tos

Remedios Caseros Para La Tos
Rate this post

La tos, Cuando se trata de combatirla, a veces lo primero que pensamos es en la farmacia, pero los remedios caseros para la tos son muchos y muy naturales.

Tipos De Remedios Naturales Y Caseros Para La Tos

Remedios caseros para la tos con cebolla.

Remedios caseros para la tos con cebolla

         La tos es la forma en que tu cuerpo expulsa un agente irritante de las vías respiratorias superiores o de la garganta. En caso de que la tengas, deberías probar estos remedios caseros para la tos con cebolla.

La cebolla desintoxica el cuerpo y elimina los causantes de la tos en el cuerpo. Es  muy efectiva para reducir la tos y sus síntomas.

Remedios Naturales para la tos con cebolla:

 

  • Pica 1 cebolla grande en trozos del tamaño de un cuarto.
  • Coloca las piezas en una olla y agrega 2 tazas de agua.
  • Colócalo a fuego alto y hazlo hervir.
  • Luego reduce el fuego a medio-bajo o cocina a fuego lento durante aproximadamente 15 minutos.
  • Retira la olla del fuego y déjala enfriar por unos minutos.
  • Cuela el caldo y desecha las piezas de cebolla.

Bebe este caldo de cebolla durante todo el día para obtener alivio de la congestión y la mucosidad causantes de tu problema.

Otro Remedio  casero con cebolla para la tos:

Otro remedio popular es cortar una cebolla en cuartos y colocarla en un plato. Déjalo junto a tu cama, para que el fuerte vapor absorba la enfermedad y alivie la tos.

Además, puedes verter las cebollas en rodajas en una bolsa de tela. Cuélgala en tu cabecera mientras duermes. Haz lo mismo durante 3 a 4 días para deshacerte de la tos.

Consejos adicionales:

  • Si no presentas ninguna mejoría en 2 – 3 semanas y también sufres de fiebre, escalofríos, fatiga, es hora de consultar a tu médico para que diagnostique y trate tu problema de salud.
  • La tos, seca la garganta y produce irritaciones. Para aliviarla, además debes de beber mucha agua y otros líquidos como zumos, infusiones, etc.

Remedios caseros para la tos con miel.

Remedios caseros para la tos con miel

Una tos no supone nada malo por lo general; Significa que tu cuerpo está tratando de deshacerse de la mucosidad que se puede acumular en sus pulmones. Sin embargo, los remedios caseros para la tos con miel, ayudarán a eliminar esa desagradable tos persistente y son especialmente útiles cuando te mantienes despierto por la noche o si interfiere con tus actividades.

 

Mientras que los medicamentos para la tos a la venta, contienen ingredientes que pueden causar efectos secundarios graves, especialmente en los niños, los remedios caseros para la tos con miel pueden ser igual de efectivos. Un estudio de 2007 publicado en Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine descubrió que la miel alivia la tos infantil con tanta efectividad como los tradicionales  jarabes.

Si sigues estos pasos, curar la tos, puede ser tan sencillo como:

1-Selecciona una variedad oscura de miel cuando la compres. El estudio de 2007 indicó que las mieles más oscuras pueden ser más eficaces como remedio que las más claras, ya que contienen más antioxidantes.

2-Mide 1 a 2 cucharaditas. de  miel y tómala justo antes de acostarte. En el caso de que estés dándosela a un niño, utiliza solo la mitad de una cucharadita de miel.

3-Traga la miel sin diluir; debe permanecer viscosa para cubrir adecuadamente la garganta.
Advertencia:

No le des miel a niños menores de 1 año; la miel contiene esporas de botulismo que el sistema digestivo de un bebé, no puede digerir correctamente.

Como último consejo, otro remedio tradicional, que además se beneficia de las propiedades de la vitamina C, es agregar el zumo de 1 limón por cada 3 cucharadas de miel. Remuévelo sin que quede muy líquido y tómalo de la misma forma que indicamos antes. ¡Te será muy útil en casos de resfriado!

 

Remedios caseros para la tos con limón.

Remedios caseros para la tos con limón

 

Seguramente, habrás oído que la mezcla de miel y limón es muy buena para la tos. Los remedios caseros para la tos con limón que te traemos hoy, no solo traen estos ingredientes, si no que añaden dos más, perfectos para aliviar tus ataques de tos.

Apúntate estos sencillos remedios caseros para la tos con limón y utilízalos en caso de necesidad. ¡Súper efectivos!

Remedio natural para la tos con limón  y romero.

 

Ingredientes

  • Un puñado de ramitas de tomillo.
  • 2 tazas de agua.
  • 1/2 taza de miel.
  • 1/2 limón picado.


Instrucciones

1-Pon el limón picado en la taza con miel y déjalo reposar un rato. Mientras tanto, mezcla el agua y las ramitas de tomillo en una olla.

2-Deja que el agua hierva a fuego lento y que reduzca a la mitad, aproximadamente hasta alcanzar una taza de infusión.

3-Cuando la infusión se enfríe un poco, tienes que colarla y añadirla a la miel con limón.

4-Revuelve con una cuchara.

Remedio casero para la tos con limón, miel y aceite de coco.

Remedio casero para la tos con limón, miel y aceite de coco
El aceite de coco es rico en antioxidantes y contiene ácido láurico, que es antibacteriano y antiviral. Se puede utilizar para ayudar para prevenir resfriados, ya que fortalece tu  sistema inmunológico y, para hacer que en conjunción con la miel y el limón, acabe con tu tos y con tu resfriado, casi de inmediato.

Simplemente deberás de mezclar al natural el zumo de un limón, tres cucharadas soperas de miel y dos de aceite de coco.

Puedes almacenar tus jarabes para la tos hechos en casa en el refrigerador durante un máximo de un mes. Tomar 2 cucharadas, 3 veces al día en caso de adultos y media cucharada, en el caso de niños.

 

Remedios caseros para la tos con sabila.

Remedios caseros para la tos con sabila


Antes de comenzar y, en caso de que te preguntes lo que es la sabila, conoce que los remedios caseros para la tos con sabila, no son más que aquellos hechos con aloe vera. Sabila, es solo otro nombre de la planta que es, por cierto, fantástica para la tos.

 

Muchas personas desconocen la propiedad antinflamatoria de la sabila y cómo ayuda a aliviar el resfriado común y la tos. Este remedio es bastante efectivo y seguro para usarlo por niños o ancianos, que son los más propensos a la tos y los resfriados, especialmente durante la época fría.

 

El aloe, actúa como un potente agente antiviral y antibacteriano que previene el crecimiento de microorganismos causantes de enfermedades. Los ingredientes activos responsables de sus propiedades son el azufre, el ácido cinámico, el lupeol, el ácido salicílico y el fenol. Estos compuestos eliminan los microorganismos y se convierten en un componente esencial de los mejores remedios caseros para la tos con sabila.

Remedio 1: Simplemente sabila.

Corta la hoja de aloe vera y saca la sustancia gelatinosa con la ayuda de un cuchillo o una cuchara. Pon este gel en una sartén y caliéntalo a fuego lento durante 2 o 3 minutos. Consúmelo directamente. Tiene un sabor ligeramente amargo, pero es un remedio natural muy eficaz para eliminar la tos y el resfriado.

 

Remedio 2: Además, con miel, limón y cebolla.

 

         Solo deberás de mezclar un cuarto de cebolla, el zumo de un limón, media taza de miel y el gel de una hoja de sabila en la batidora. Consume dos cucharadas soperas antes de cada comida, la mezcla es sorprendentemente rica. Si deseas o lo necesitas, puedes tomar más cantidad a tu voluntad. Eso si, en el caso de niños, reduce su ingesta a una cucharada antes de cada comida.

Remedios caseros para la tos con ajo.

 

Remedios caseros para la tos con ajo

Puede que sea un alimento sencillo, pero seguramente ya habrás oído hablar de  los remedios caseros para la tos con ajo, y de como ayudan a reducir la tos y combatir las bacterias y virus que la causan. El ajo se puede usar de diferentes maneras para sanar la tos y de forma interna al consumirlo o, de forma tópica.

Utiliza el ajo con la frecuencia que desees, pero para beneficiarte de los remedios caseros para la tos con ajo, deberás de consumirlo, al menos 2 veces al día, para ayudar a deshacerse de la tos.

A continuación, 2 fantásticos remedios caseros para la tos con ajo. El primero de ellos para usar como ungüento y, el segundo como medicina bebible.

Aceite de ajo.

El aceite de ajo se usa de forma tópica (frotando la piel) en la espalda y en el pecho. Este aceite penetrará la piel hasta tus pulmones y también lo inhalarás al respirar. A menos que le guste el olor a ajo, este remedio puede parecer un poco  fuerte. Pero es muy seguro y con poco riesgo de efectos secundarios. Muy útil incluso, cuando otros remedios no parecen funcionar.

Pica 4 dientes de ajo y ponlos en una sartén poco profunda. Agrega 4 cucharadas de aceite de oliva o de coco. Calienta el ajo cuidadosamente. No llegues a dorarlo y mantén un calor muy suave durante 30 minutos. Removiendo con una cuchara irá transformándose en aceite. Puedes guardarlo en tu nevera un máximo de dos semanas. Úntalo, según lo indicado 2 veces al día.

Té de ajo

Pica un diente de ajo y ponlo en una taza. Deja reposar durante 15 minutos para que desarrolle su alicina. Vierte agua muy caliente. Espera 15 minutos y cuélalo, aunque puedes dejarlo dentro. Endulza la infusión con miel y toma una por la mañana y otra por la tarde.

 

Remedios caseros para la tos con alcohol.

Remedios caseros para la tos con alcohol

 

         El alcohol, tiene muchas propiedades, además de las lúdicas. Por eso alguno de los remedios caseros para la tos con alcohol, se beneficia enormemente de sus propiedades para curar la tos.

 

Además de sus características antisépticas, mata las baterías, tiene la propiedad de calentar y calmar tu garganta y, además de curar la tos, te proporcionará una agradable sensación de adormecimiento. Eso si, recuerda no mezclarlo con medicamentos y utilizarlo solo con adultos.

Ron

El primero de nuestros remedios caseros para la tos con alcohol, viene del Caribe. Solo tienes que hervir agua, verterla en un vaso, agregar 30 ml. de ron, una cucharada de miel y exprimir limón. Irá de maravilla, también para el dolor de garganta y el resfriado. Tras tomarlo, notarás como tu garganta se encuentra mejor y desinfectada.

Vodka

Uno de los mejores remedios caseros para la tos con alcohol, viene de Rusia. Ayudará a sanar tu tos, el dolor de garganta y, a prevenir los escalofríos propios del constipado. El vodka  es una de las bebidas con alcohol más puro y es muy baja en calorías. Tendrá muchos efectos positivos en tu sistema inmune.

Su uso es tan sencillo como el de hacer gárgaras con la bebida sin mezclar. Además, actuará como agente adormecedor. Simplemente, no te excedas, comienza con una cucharada sopera y mantenla un rato en tu boca.

Hot Toddy

El Hot Toddy es un remedio clásico en USA. Aunque puede prepararse sin alcohol en este caso, al usarlo, ayudaremos a eliminar bacterias. Es mejor si lo bebes antes de dormir. Además, puedes beber más de un Hot Toddy siempre que lo hagas de manera responsable.

Para prepararlo simplemente, calienta una copa de brandy tanto como puedas beberlo. Agrega 2 cucharaditas de miel, 1 cucharadita de zumo de limón y una hoja de menta. Notarás como tu tos desaparece y duermes mucho mejor.

Remedios caseros para la tos con aceite de oliva.

 

Remedios caseros para la tos con aceite de oliva

         Lo habrás escuchado más de una vez y pensabas que podía tratarse de un mito. Pero usar remedios caseros para la tos con aceite de oliva, tiene una base científica indudable. Así que tal vez tu percepción sea errónea. Algunos catadores de este aceite, conocen que la respuesta del mismo ante la tos es uno de sus signos de pureza, llegando a clasificar los aceites por pureza en relación a su capacidad de alivio de la tos.

Los estudios científicos demuestran que los remedios caseros para la tos con aceite de oliva, funcionan perfectamente, porque existen unos receptores en la parte posterior de la garganta que reconocen un agente antinflamatorio en el aceite llamado oleocantal. Este químico es un potente inhibidor de enzimas inflamatorias.

A continuación, te presentamos dos sencillos remedios caseros para la tos con aceite de oliva que demostrarán que la ciencia y la sabiduría ancestral, pueden estar a veces de acuerdo.

 

Remedio para la tos con fenugreco, aceite de oliva y miel.

 

Ingredientes:

Aceite de oliva virgen extra.

Tres cucharadas soperas de semillas de fenugreco.

Miel de alta calidad.

Elaboración:

1-Tuesta las semillas de fenugreco, limpiándolas previamente. Tras ello, muélelas con un molinillo de especias.

2-Calienta ligeramente cinco cucharadas de aceite de oliva. Mézclalas con la misma cantidad de miel y agrega posteriormente el fenugreco molido.

Colócalo en el refrigerador en un recipiente de vidrio que no permita que entre la luz o el aire. Servirá como un poderoso jarabe contra la tos. Úsalo, según tu necesidad.

Remedio simple para la tos con aceite de oliva.

Tan sencillo como beberlo solo. En caso de que tengas tos o cosquilleos en la garganta, procura llevar encima un recipiente de aceite de oliva. Utilízalo directamente y te sorprenderá cómo algo tan básico, puede ser tan efectivo.

 

Remedios caseros para la tos con aceite de coco.

Remedios caseros para la tos con aceite de coco

 

         El aceite de coco es una ayuda fantástica para combatir la tos. Sin embargo los remedios caseros para la tos con aceite de coco, aun siendo muy efectivos, pueden tener algún efecto en tu estómago que haga que no te encuentres muy bien. Por eso, si buscas remedios caseros para la tos con aceite de coco, sigue estas indicaciones. Acabarás con tu tos y no tendrás ningún problema.

 

Lo primero que deberás de tener en cuenta es elegir un aceite de coco virgen extra si quieres acabar con tu tos. La mayoría de los aceites de coco refinados no son tan buenos como el aceite de coco virgen porque este contiene un conjunto de elementos antimicrobianos que serán de mucha utilidad. Sabiendo esto:

Si ya consumes aceite de coco:

Toma 1 cucharada cada 2 horas mientras estés despierto. Puedes mezclar con alguna bebida (como zumos, batidos, leche de soja, leche de almendras, leche de arroz, etc.) siempre que sea posible y no sean irritantes de tu garganta. Esto hará que le resulte más fácil tragar el aceite de coco.

Si puedes, aumenta la cantidad. Pero ten cuidado y recuerda que tomar 3 o 4 cucharadas soperas de golpe puede hacer que sientas náuseas, ya que el aceite de coco acelera tu metabolismo y este, tiende a desintoxicarse expulsando toxinas.

Si eres un principiante:

Toma 2 cucharadas soperas por día de esta manera:  1 cucharada en el desayuno y la otra en la cena cena. Puedes incrementar la dosis, si no sientes molestias, pero piensa que en personas no acostumbradas podría provocar un efecto similar a la diarrea.

Con estos sencillos consejos acabarás con la tos rápidamente y sin problemas de estómago. Además de tu tos, consumido del mismo modo, te servirá como un fantástico remedio natural ante gripes y resfriados.

Remedios caseros para la tos con ajo y leche.

Remedios caseros para la tos con ajo y leche

         Aunque te resulte extraño mezclar estos elementos, son utilizados como eficaces remedios caseros para la tos con ajo y leche en diversas escuelas médicas. Por ejemplo en la medicina ayurvédica. Además de prevenir la tos, resultarán perfectos para resfriados y gripes.

 

El ajo, es una maravillosa fuente de flavonoides, vitaminas como la A y la B1, B2, B6, C, potasio, cobre, manganeso, etc. y es considerada en la medicina hindú como el medicamento maravilla. Por su parte, la leche es un elemento único compuesto de maravillosos nutrientes. La acción conjunta de estos compuestos, será fantástica para acabar de forma natural con tu tos.

Remedios caseros naturales para la tos con ajo y leche básicos.

Ingredientes:

  • 10 dientes de ajo pelados.
  • Medio litro de leche.
  • Un cuarto de litro de agua.
  • 2 o 3 cucharadas soperas de azúcar (o Estevia).

 

Elaboración:

1-Pon los ajos y el agua en una cacerola.

2-Utiliza un fuego muy suave y espera, sin dejar de remover hasta que reduzca a la mitad.

3-Agrega la leche y el azúcar.

Deberás de tomártelo muy caliente. Consume la mitad por la mañana antes de desayunar y la otra mitad al acostarte.

 

Remedios caseros para la tos con ajo y leche completos.

Preparada de la misma manera y, con la misma base que la anterior, esta receta te ayudará a eliminar la tos y a prevenir o curar la aparición de resfriados, enfriamientos o gripes.

 

En una cacerola, pon un cuarto de litro de agua y los diez dientes de ajo. Añade: media cuchara sopera de cardamomo y una cuchara sopera de miel. Cuando haya reducido a la mitad, cocinado fuego lento, agrega la leche y el azúcar. Para acabar con tu tos deberás consumirlo de la misma forma que en la receta anterior.

 

 Dos remedios para la tos muy sencillos y al alcance de tu mano:

Piña:

Posiblemente nunca pienses en la piña como un remedio casero para la tos, pero eso es probablemente porque nunca has oído hablar de la bromelina. Hay evidencias que sugieren que la bromelina, una enzima que se encuentra solo en el tallo y el fruto de la piña, puede ayudar a suprimir la tos y también a liberar la mucosidad de la garganta.

Para disfrutar de la mayoría de los beneficios de la piña y la bromelina, cometé una rebanada de piña o bebe media taza de zumo de piña fresco tres veces al día. También se afirma que puede ayudar a aliviar la sinusitis y los problemas nasales causados por las alergias, que pueden contribuir a la tos y la mucosidad. Para acabar con sus fantásticas propiedades, puedes usarla también  para tratar  inflamaciones e hinchazones.


Como consejo, los niños o adultos que toman anticoagulantes no deben tomar suplementos de bromelina. Además, ten cuidado al usar bromelina si también estás tomando antibióticos como la amoxicilina, ya que podría aumentar la absorción del antibiótico. Consulta con tu médico en estos casos antes de tomar este remedio casero para la tos.


Menta:

Las hojas de menta son bien conocidas por sus propiedades curativas. El mentol  calma la garganta y actúa para descongestionarte, ayudando a descomponer la mucosidad. Puedes beneficiarte de sus propiedades bebiendo té de hierbabuena o inhalando vapores de menta mediante un baño de vapor. Para hacer el baño, agrega 3 o 4 gotas de aceite de menta por cada 150 mililitros de agua caliente. Coloca una toalla sobre tu cabeza e inhala profunda y directamente sobre el agua.